Rabia en bovinos es latente en zonas serranas

H. Tlapacoyan, Ver.- La rabia es un enfermedad que se encuentra en todos lados y que siempre ha existido en los bovinos, pero desafortunadamente ha había una desatención de los médicos veterinarios de la región, a consecuencia de el elevado costo que tienen los análisis clínicos y los diagnósticos.

Charly 44411

Pablo González Pánfilo, presidente de la asociación de médicos veterinarios de la región de Martínez de la Torre, reconoció la existencia de rabia en bovinos en la región serrana de los municipios de Jalacingo, Atzalan,  Altotonga y también en el municipio de Tlapacoyan.

 

De la misma manera reconoció la falta de intención de algunos veterinarios en detectar esta enfermedad en el ganado, esto debido a la falta de ganas en los diagnósticos porque se invierte aproximadamente mil pesos, los cuales no se recuperan, pero también es una obligación por ética de los médicos veterinarios tener un diagnostico certificado,

 

De tal manera que González Pánfilo realiza el trabajo de enviar los encéfalos al puerto de Veracruz para que sean analizados por profesionales especializados en la rabia en bovinos, porque lo gracias a estos trabajos han logrado detectar de seis a ocho casos por año en la región de Plan de Arroyos del municipio de Atzalan y la zona serrana de Altotonga.

 

Desafortunadamente también se ha mostrado la apatía de los criadores, quienes cuando ven un animal infectado ya no les interesa invertir en un animal que tendrá que ser sacrificado, pero es una obligación de los médicos veterinarios por ética y por comprobar la clínica de campo.

 

Este enfermedad, en estos tiempos, se da en todas partes donde hay ganado como por ejemplo las comunidades de Platanozapa y El Mezclero en Tlapacoyan donde se ha registrado tres casos y en Dos Cerros en Jalacingo.

 

También en el municipio de Altotonga se han presentado caso, siendo en una cerda y una becerra, también en la localidad Las Truchas del mismo municipio donde se detecto un caso, al igual que en El Fortín y Temimilco, finalmente en la localidad de Plan de Arroyos y la zona arqueológicas El Cuajilote en el municipio de Atzalan.

 

Un punto en el que se estanca la detección de esta enfermedad es porque algunos veterinarios no saben el correcto manejo del encéfalo, debido a que es un riesgo y por un mal manejo se puede contraer la rabia.

 

Es importante señalar que dependencias como SAGARPA tienen conocimiento de estos brotes de rabia en la región, debido a que se le envía a dicha autoridad una copia del diagnostico registrado.

 

Desgraciadamente muchos ganaderos al tener alguna sospecha de algún animal infectado no se le da el tratamiento adecuado, puesto a que clínicamente es muy difícil detectar la enfermedad, terminan vendiendo a los animales para rastro siendo consumida la carne en los hogares de la región, pero de descarta el riesgo de contraer la enfermedad, el riesgo es para los tablajeros o quienes se encargan de destazar al animal por el contacto directo con viseras, sangre y encéfalo.

 

Por lo anterior el médico Pablo González recomienda realizar la vacunación del ganado cada seis meses, debido a que el mal empieza en ranchos donde dejan de vacunar al ganado en un lapso de dos años y no dejar a su ganado a la deriva.