Captura PGJ a jefe de una banda dedicada al secuestro y la extorsión

La Procuraduría General de Justicia (PGJ), a través de la Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI) y la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS), colaborando con ellos la policia municipal de Tlapacoyan, capturó a Efraín Aguilera Paz, alias “El Honduras” o “El Negro”, jefe de una banda dedicada al secuestro y la extorsión que operaba en la zona de Martínez de la Torre, Atzalan, Jalacingo, Altotonga, Tlapacoyan y Teziutlán, Puebla.

Aguilera Paz, quien en pasados dias ingresó al Hospital Civil de Tlapacoyan tras ser herido por arma de fuego como resultado de una disputa de poder con el jefe de otro grupo delincuencial ya capturado, fue identificado plenamente por elementos de la AVI por su participación en varios plagios, entre ellos el de un conocido comerciante dedicado a la tablajeria en Tlapacoyan y tener en su contra mandamientos judiciales por el delito de secuestro.

Tras permanecer internado y bajo estricta vigilancia policiaca hasta convalecer de sus lesiones, este día, al ser dado de alta, personal de la AVI hizo efectiva la orden de aprehensión por el delito de secuestro cometido en pandilla, derivado de la causa penal Nº 164/2012 iniciada en la ciudad de Martinez de la Torre, y quedó internado en el reclusorio regional de Misantla, Veracruz, quedando pendiente el mandamiento judicial derivado del secuestro cometido en tlapacoyan en agravio del tablajero.

Tras meses de investigación y gracias a las disputas de poder, la autoridad detuvo a nueve integrantes de la banda que eran comandandos por Aguilera Paz, quienes confesaron operar en la zona mencionada, municipios aledaños y en el vecino estado de Puebla.

Asimismo, al ser consignados manifestaron que uno de los líderes de la banda era Efraín Aguilera Paz, alias “El Honduras” o “El Negro”, quien fue puesto a disposicion ante la autoridad correspondiente.

Con estos resultados, la PGJ responde a la sociedad veracruzana al combatir los delitos que atentan contra la vida y dignidad humana, llevando ante la justicia a los probables responsables de su comisión.

Asimismo, la AVI cumple su encomienda de investigar cada uno de los casos con profesionalismo, eficiencia y apego estricto a los derechos humanos.