Continúan las investigaciones en torno al secuestro

H. Tlapacoyan, Ver.- Se sospecha de la participación de más empleados en torno al caso del secuestro de José Antonio Diez Alarcón, quien fuera candidato a la presidencia municipal por esta ciudad, el cual hasta ahora permanece privado de su libertad en algún lugar del puerto del Veracruz o fuera del puerto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

De los cual ha trascendido que ante el Juzgado Primero de Primera Instancia fueron consignados tres empleados de Diez Alarcón, siendo Andrés Hernández Hernández, José Alberto Villa Aquino y Juan Antonio García Herrera, quienes son los primeros acusados de cometer el delito de secuestro en agravio de José Antonio Diez Alarcón, conocido empresario del municipio de Tlapacoyan.

 

El cual hasta la fecha permanece todavía desaparecido después que se lo llevaron en una de sus propias camionetas de su casa en el puerto de Veracruz, tras recibir mercancía procedente de sus empresas que tienen en la ciudad de Tlapacoyan.

De acuerdo a la denuncia presentada  ante la Procuraduría de Justicia, por María Elena Alarcón Castañeda, el ahora desaparecido estaba en su domicilio particular cuando llegaron los empleados con mercancía, procedentes de Tlapacoyan, para descargar en su negocio localizado en Veracruz.

Después de esto Andrés Hernández Hernández, José Alberto Villa Aquino, y Juan Antonio García Herrera de 19, 20 y 21 años de edad, despacharon a otros trabajadores que iban con ellos.

 

Situación donde los tres sujetos se quedaran a solas con José Antonio Diez Alarcón, sin volver a tener noticias del mismo después que salió de su casa, por lo que se presume que sus mismos trabajadores lo entregaron a sus plagiarios.

La denunciante preocupada por el empresario tlapacoyense José Antonio Diez Alarcón, dio aviso a la Policía Naval, que logró dar con el paradero de los sospechosos del secuestro.

 

Siendo ubicado sobre la avenida Díaz Mirón, a la altura de la Terminal de Autobuses ADO a bordo de la camioneta con la que vieron por última vez a Diez Alarcón, sin explicar que le había sucedido, ni proporcionar datos sobre su paradero lo que fue incluido dentro de la causa penal 289/2012 por el delito de secuestro, sin que hasta el momento aparezca su patrón.