Sangriento homicidio enlútese Altotonga

Altotonga, Ver.- Sangrientos hechos se dieron en la privada Las Camelias de la colonia Loma de las Flore, donde se presume que por el móvil fue el robo, debido a que al hacer una revisión al interior del lugar donde se dieron los hechos fueron encontradas todas las pertenencias revueltas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Se presume que los sangrientos hechos se dieron cerca de la diez de la mañana, cuando Alejandro Hernández Méndez, de 25 años de edad, con domicilio conocido en la congregación Juan Marcos, Primera Sección, acudió a ver a su hermana se percato que la puerta principal de la casa estaban abiertas donde se encontraba toda revuelta con los roperos abiertos y los cajones tirados al parecer buscando dinero desconociendo si se llevaron algo y al introducirse observo los cuerpos ya sin vida, y se salió corriendo a avisarle a su mama Roció Méndez González

 

Por lo que dieron aviso a los cuerpos de seguridad que la joven mujer había agredida al parecer con algún arma blanca junto con sus dos menores hijos, esto al darse cuenta familiares de la lesionada, quienes al ver la sádica escena cayeron en shock.

 

Debido a esta situación se trasladaron los cuerpos de seguridad para prestar apoyo a los familiares de los occiso, una joven de 27,  dos menores 7 y 4 años de edad, los cuales estaban bañados en sangre, encontrando a los dos menores sobre la cama y la femenina tirada a un lado de la cama, los cuales presentaban heridas en el cuello.

 

Siendo necesaria la presencia de autoridades de la Procuraduría General de Justicia del estado tras la magnitud de los hechos, quienes al llegar al lugar de los hechos, ordenaron cercar el área cercana al domicilio, manteniendo un total hermetismo de la sangrienta escena.

 

Logrando ubicar el nombre de la occisa de quien sabe respondía al nombre de María de Lourdes Hernández Méndez, de quien su esposo se sabe trabaja desde hace tres años en los estados unidos desconociendo totalmente la situación de los hechos, el cual le giraba dinero cada quincena.

 

En la escena del crimen también fueron encontrados los cuerpos de los dos menores de edad, hijos de la también finada, de apenas 7 y 4 años de edad, quienes fueron reconocido como respondieron a los nombre de José Miguel y Ricardo de apellidos Ramírez Hernández, logrando saber extraoficialmente que el menor de siete años de edad presentaba tres puñaladas en el rostro, al igual que ambos fueron degollados.