Pollero se quería meter hasta la cocina

H. Tlapacoyan, Ver.- Una solicitud de auxilio recibió la policía municipal a la altura de las calles Morelos casi esquina con Llave, esto debido a que una camioneta color guinda se había estrellado en una casa, después de haber golpeado a un taxi y causar daños a una tienda.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gracias a la pronta acción de los agraviados y seguir a la unidad que se había incrustado en una casa, el enloquecido conductor le fue cerrado el paso sobre la calle Morelos, hasta donde llego la policía municipal para poder intervenir al responsable.

 

Posterior a esto llego el personal de transito del estado, poder determinar el grado de responsabilidad del conductor de la unidad agresora, el cual al parecer conducía en estado de ebriedad.

 

Los daños que causo fueron sobre un vehículo de alquiler con número económico 50, tipo Tsuru color rojo con blanco, placas de circulación 10-80-XCV del estado de Veracruz, dándose a la fuga, pero debido al exceso de velocidad y al perder el control de la unidad se precipito bruscamente sobre una tienda en la esquina de las calles Constituyentes y Llave a la cual le dejaron un tremendo boquete sobre la pared.

 

Al momento del impacto los propietario de la tienda no se percataron de lo sucedido, siendo hasta que el ebrio sujeto se dio a la fuga pero al llegar a la calle Llave trato de escapar hacia la calle Morelos, en donde nuevamente perdió el control de la unidad t se impacto contra una vivienda, donde fueron daños menores.

 

La camioneta agresora fue una Nissan tipo Pick Up color guinda con razón social Avícola Tezuitlan, modelo 1993 con placas de circulación SH-81-443 del estado de Puebla, conducida por Martin Pérez Guzmán de 23 años de edad, con domicilio en la calle Revolución número 22 del barrio de Chignaulingo de Tezuitlan, Puebla, de ocupación repartidor de pollo .

 

Dicha unidad también presentaba  severos daños materiales, los cuales se provocaron al incrustarse con la pared de la tienda y de la vivienda, después de esto el conducto fue trasladado a los separos de la municipal a petición de transito del estado y la unidad se llevo al corralón de Grúas Ruiz.