Fulminante infarto le arrebata la vida

Atzalan, Ver.- Un turista defeño perdió la vida justo cuando se encontraba realizando un recorrido en compañía de su familia en la zona arqueológica de Vega de la Peña, tras sentir un fuerte dolor en el pecho y posteriormente sufrir un infarto al miocardio que le arrebato la vida en presencia de sus familiares que nada pudieron hacer.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras una llamada de auxilio al personal de la policía municipal de Tlapacoyan y Atzalan, en la que mencionaban que una persona aparentemente había perdido la vida cuando realizaba un recorrido en la zona arqueológica tras aprovechar el puente previo a los festejos de la revolución mexicana.

 

Fue por lo que de manera inmediata se traslado el personal uniformado en compañía de guías especializados en descensos de ríos y turismo de aventura, quienes durante el camino se encontraron con Alfredo Flores Venancio, estudiante, mencionando que se encontraba en una caminata en la zona arqueológica con más de doscientas personas y una de ellas se había sentido mal pero ya había fallecido.

 

Siendo apoyados los demás paseantes a salir del lugar por la zona que da a la cascada El Encanto, prosiguiendo su camino los uniformados hasta que encontraron a una persona sobre el suelo, la cual había pedido la vida de manera instantánea, a decir de sus familiares.

 

También en ese lugar se encontraban sus hijas, las cuales dijeron llamarse Rodelina, Karla Aline y Barbará García Olguín de 28, 22 y 21 años, respectivamente, con domicilio Villa Coapa, delegación Tlalpan, de ocupación empleado, quienes mencionaron que su padre había perdido la vida tras sufrir un infarto.

 

Agregando que la persona finada respondía al nombre de Roberto García Martínez de 57 años, con domicilio en calle Cantero 33, entrada A, departamento 101, en Villa Coapa, quien perdió la vida de manera casi instantánea.

 

Por tal situación fue necesaria la presencia de personal del ministerio publico de Atzalan, acudiendo la Licenciada Neira Campusano Figueroa y personal de la AVI de Jalacingo tomando conocimiento de los hechos, así como el personal de servicios periciales de Martínez de la Torre, para realizar el levantamiento del cadáver, para ser trasladado al semefo de Altotonga.