Muere baleado en la congregación de Flores Magon

Altotonga, Ver.- Hechos de sangre se registraron en la comunidad Ricardo Flores Magon del municipio de Altotonga, esto al parecer tras una gresca que se armo tras las llegada de unas personas y retaron a golpes a otra, la cual prefirió evadirlos, pero uno de los agresores saco de entre sus ropas un arma de fuego y le disparo en el abdomen.

Estos hechos se registraron la madrugada de este jueves, por lo que posteriormente se recibió una llamada telefónica en la comandancia de policía municipal por parte del agente municipal de la comunidad,  José Hernández Hernández para informar que le reportaron de una persona lesionada de arma de fuego.

 

Rápidamente la policía municipal se traslado hacia esa comunidad, debido a que en el informe que habían dado, mencionaban que a un se encontraba con vida el lesionado y lo trasladarían al hospital de Plan de Arroyos.

 

Hasta ese punto llego el policía municipal para tomar conocimiento de la situación, donde se percataron que el supuesto lesionado ya había perdido la vida, cuando era trasladado al hospital, quedando en la batea de una camioneta.

 

Realizando el llamado correspondiente al personal del ministerio publico de Jalacingo y de la AVI de Altotonga, así como servicios periciales para realizar las diligencias correspondientes en el lugar.

 

Donde se entrevistaron con una persona que también resulto lesionada, la cual dijo llamarse Estela García Arcos, quien presentaba un impacto de bala, al parecer por las características de la lesión de un calibre .22 mm, el cual presentaba entrada y salida en la mano derecha.

 

Quien menciono que el occiso entro corriendo a la cocina de su vivienda, por lo que al salir a ver qué era lo que sucedió, no logro percatarse quien o quienes la lograron herir en la mano, con un arma de fuego, solo escuchando la detonación.

 

Por lo que solicito el apoyo de los vecinos para levantar a su cuñando y poderlos trasladar al hospital más cercano, no lográndolo debido a que perdió la vida, quien respondía al nombre de Jacinto García García de 28 años, quien presentaba una herida por arma de fuego también al parecer de calibre .22 mm a un costado de las costilla del costado izquierdo.

 

El cual fue reconocido en el lugar por quien dijo ser su madre, de nombre María García Miranda de 49 años, quien le solicito a las autoridades ministeriales regresarle el cuerpo para poderle dar cristiana sepultura.